20/06/2018 Diego Partida 21:50

Oración que ha repetido en más de una ocasión Fernando Estévez para sintetizar la situación vivida a lo largo de la temporada en el Marbella Fútbol Club señalando la mejora que ha dado su equipo hasta llegar a la excelencia y la mejora o cambio que les queda a algunas personas dentro del club para sumar y no aportar impedimentos al crecimiento de la entidad.

Me encanta la palabra «cultura del esfuerzo» , Estévez se ha mostrado muy contento con el trabajo realizado y la evolución que ha dado el grupo trabajando cada segundo.

Se va con la espina clavada de haber merecido más en el play off de ascenso a segunda división donde pequeños detalles dejaron fuera a su equipo.

Pese a dejar claro hace meses que su decisión dependería de la continuidad de Jorge de Cózar,el técnico de Capileira ha apurado su decisión hasta los últimos días con la esperanza de poder acordar los puntos decisivos en la evolución del proyecto que tanto éxito ha obrado este año.

«Estos días tras la salida de Jorge se ha precipitado todo y pese a ello tenía la idea de poder generar un proyecto, al final no ha habido desarrollo en la idea de ese proyecto,no había unanimidad en el proyecto.»

Estévez ha lanzado agradecimientos en primer lugar a Jorge de Cózar por contar con él, al presidente por contar con él a través de Jorge y a la afición como principal causante en la espera de su decisión «agradecer a la afición de Marbella porque por ellos he apurado las opciones hasta el final para seguir aquí»

El técnico granadino se ha despedido con estas palabras: «Me marcho con la sensación de que podíamos haber dado continuidad a un proyecto muy bonito,marcho con la sensación de que Marbella está por encima de cualquier persona y cualquier nombre,marcho con la palabra AGRADECIMIENTO en mayúsculas porque Marbella me ha hecho mejor entrenador y me ha dado la oportunidad de crecer en el fútbol y marcho con la sensación de que esta es mi casa en la que tengo una espinita clavada y de que el día de mañana volveré,hoy estoy triste yo y esta triste también Miguelito porque nos despedimos de la que ha sido nuestra casa»