Comentario de las Lecturas del domingo 29 de julio a cargo del sacerdote Pedro Villarejo.