Agentes de la Policía Nacional, en una operación conjunta con la BKA y la ZKA alemanas y la Policía Nacional de Francia, han desarticulado una red criminal internacional de narcotraficantes asentada en Marbella que contaba con escoltas armados para su protección y que utilizaba un restaurante de Puerto Banús para sus reuniones.